Open top menu




Internet surgió en Estados Unidos en los años 70 del pasado siglo, con el impulso de un esquema de red de comunicaciones, llamado Arpanet, que intentaba conseguir la interconexión de universidades y centros con propósitos básicamente de investigación y militares. En los ´80, una vez probada la viabilidad de la red, empezaron a
desarrollarse los sistemas de uso normalizado, también conocidos como “protocolos”, y así emergió y se desarrolló TCP / IP Transmission Control Protocol / Internet Protocol o, en español, Protocolo de Control de Transmisión/Protocolo Internet,
que es el protocolo base de las comunicaciones en la Red.
En los primeros años 90 se produjo la implantación masiva de redes locales en las compañías, y sus usuarios empezaron a explotar su potencial para comunicarse entre empresas mediante TCP/IP y, al mismo tiempo, se desarrolló una nueva herramienta informática, el World Wide Web o gran telaraña mundial, un sistema que permitía pasar de un punto de la red a otro que disponía de información relacionada con el anterior, simplemente con un click de ratón.
En paralelo hicieron su aparición los denominados programas de navegación o browsers para moverse de un punto a otro de la telaraña, programas que permiten al usuario dirigir sus movimientos a través de la red. Todos estos sucesos fueron ocurriendo al mismo tiempo que se produjo la apertura de Internet al mundo comercial.
Ya no era posible impedir el uso comercial de Internet.
La World Wide Web se ha convertido en la aplicación estrella de Internet y ha ido acumulando, progresivamente, funciones de las otras aplicaciones gracias a las facilidades de uso que presenta para los usuarios. Es la aplicación más apta para la publicación, recepción y consulta de información. Los distintos formatos de información multimedia (imagen, sonido, datos) y los “hiperenlaces” para ir de un punto de la red a otro hacen de ella un recurso de inapreciable valor.
Tagged

0 comentarios